inicio / Turismo / Marbella se viste de gala para recibir al verano 2014
calle_ancha_marbella

Marbella se viste de gala para recibir al verano 2014

A orillas del Mediterráneo y en la falda de la Sierra Blanca, Marbella se ha convertido en un referente universal sin perder la esencia del sabor andaluz. La localidad cuenta con un clima privilegiado. Su situación, a los pies de la montaña, hacen que, durante todo el año la temperatura sea de lo más agradable. Pero Marbella no es sólo un destino de vacaciones que invita a la relajación y a la desconexión. La riqueza cultural e histórica con la que cuentan sus calles harán que el visitante pueda trasladarse al pasado a cada paso que dé.

Junto al turismo monumental, la ciudad cuenta con una amplia oferta que es capaz de cubrir las necesidades del turista más exigente. Veintiocho kilómetros de playa, hermosa sierra, campos de golf, hoteles de lujo, cuatro puertos deportivos entre los que destaca Puerto Banús, modernos centros comerciales, grandes facilidades para la celebración de congresos y una intensa vida nocturna donde disfrutar de restaurantes y locales con un ambiente de lo más exclusivo.

Turismo cultural
El Casco Antiguo de Marbella es una joya que cuenta con vestigios de muy diferentes culturas. El paso de romanos, árabes y cristianos por la ciudad lo atestiguan sus propias calles. De finales del S XV es, por ejemplo, la Plaza de Los Naranjos. En pleno corazón del centro histórico es uno de los primeros diseños cristianos tras la Reconquista. Su diseño es fiel al del resto de plazas tradicionales castellanas. En ella se podrá visitar la antigua Casa del Corregidor, el Ayuntamiento y la Ermita de Santiago.
El consistorio es una joya de la arquitectura que data de 1568 y, mención especial merece su interior. La Sala Capitular cuenta con un techo artesonado de estilo mudéjar de gran valor artístico. Junto a ella, el actual despacho de la alcaldía que conserva una serie de pinturas murales dignas de visitar.

Claudio Curia

Muy cerca, construida en 1552, se levanta la Casa del Corregidor. De estilo gótico mudéjar tardío destaca su portada en piedra labrada y su último piso que no deja indiferente al visitante.

Pero sin duda, las grandes joyas del casco histórico marbellí son las iglesias. Destaca la Ermita de Santiago, la más antigua de la ciudad, una de las mezquitas consagradas tras la Conquista. Junto a ella, la Capilla de San Juan de Dios, que se eleva entre un laberinto de estrechas calles y cuya portada labrada en piedra de estilo gótico tardío destaca sobre las demás. La Ermita del Santo Cristo de La Vera Cruz, la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación o el Antiguo Hospital Real de San Juan de Dios son algunas de las joyas arquitectónicas que el visitante no debe dejar pasar. Pero además, el paseo entre las calles de la ciudad, deja al descubierto el crisol de culturas que vivieron en Marbella, por eso, en el caminar, se pueden observar restos de un castillo árabe que representan parte de lo que fue el sistema defensivo de Marbella en el S.X.

Naturaleza
Es lo que dota a Marbella de un clima único pero también es una joya de la naturaleza digna de visitar. La Sierra Blanca cuenta con varias rutas para senderistas tales como las de Marbella a Juanar (pico de 1.184 m.), a la Concha (pico de 1.215 m.) o la conocida como Los Monjes.

Los vientos dominantes en dirección noroeste y las corrientes litorales aportaron incesantemente materiales arenosos hasta formar un cordón dunar que en su día ocupó una veintena de kilómetros de longitud. En la actualidad, el Monumento Natural de Las Dunas de Artola es testigo de lo que tiempo atrás fue éste área de la costa malagueña. 28 kilómetros de playa dotados de los mejores servicios para que los amantes del sol puedan disfrutar con todas las comodidades.

Marbella cuenta con una amplia oferta de puertos deportivos para que los aficionados a la navegación tengan a buen seguro sus embarcaciones. Uno de los más notorios de las costas españolas está a pocos metros del centro de la ciudad. El Puerto deportivo José Banús fue inagurado en 1970 y alberga 915 puestos de atraque que dan cabida a algunas de las embarcaciones más lujosas del mundo. Su famosa marina y su magnífica oferta de bares, restaurantes y tiendas de fama internacional han hecho de él un lugar lleno de glamour y encanto para todos sus visitantes.

Junto a él, el Puerto deportivo Virgen del Carmen, en el corazón de Marbella cuenta con un gran ambiente de bares y su amplia oferta de competiciones náuticas, regatas y clases de vela para niños hacen de este lugar una interesante visita. Cuenta con 377 atraques.

El preferido por los turistas de la zona este de Marbella es el Puerto deportivo Cabopino. Es pequeño, acogedor e íntimo. Cuenta con 169 atraques y entre sus atractivos se hallan bares, restaurantes españoles e internacionales y tranquilas playas de arena fina delimitadas por un bello paisaje de dunas y pinares.
Y, por último, el Puerto pesquero y deportivo Marina La Bajadilla. De ambiente encantador cuenta con 268 atraques para embarcaciones de recreo y su oferta de bares y restaurantes de pescado generan un ambiente de lo más acogedor.

Pero Marbella cuenta también con una amplia oferta deportiva para los clientes más exigentes. 15 espléndidos campos de golf repartidos a lo largo de todo el término municipal además de numerosas e inmejorables instalaciones para la práctica de todo tipo de deportes como ténis, pádel, equitación, fútbol, deportes náuticos…

En cuanto al alojamiento, el turista podrá comprobar que la oferta hotelera de Marbella es sin duda una de las más cuantiosas y variadas de la Costa del Sol porque abarca golf, spa, montaña y ciudad en una gran diversidad de alojamientos de 4 y 5 estrellas.
La ciudad es también un centro de negocios que cuenta con modernas infraestructuras para la organización de eventos y congresos. El Palacio de Ferias y Exposiciones y el Teatro Municipal albergan habitualmente eventos de gran calado.

Pero si hay algo que diferencia Marbella del resto de ciudades del sur de España es su amplia oferta comercial. Hacer Shopping en Banús es tener al alcance las más prestigiosas firmas de fama mundial en un espacio reducido. Las tendencias, gustos y estilos del cliente de alto standing están ahí.

Moda, descanso, naturaleza, cultura, deporte… Todo para disfrutar de unas vacaciones perfectas. Un mismo entorno que reúne las preferencias más exigentes del público más exclusivo.

Deja un comentario

Tú dirección de email no será publica.Los campos necesarios están marcados *

*