inicio / Deportes / CUJU: “Patear la pelota”, el origen del fútbol en China
Emperor_Taizu_play_Cuju_2

CUJU: “Patear la pelota”, el origen del fútbol en China

El fútbol es el deporte más popular en todo el mundo y sobre todo en América Latina. Casi todos los países cuentan con asociaciones y equipos representativos a nivel mundial. Miles de millones de aficionados esperan cada fin de semana para recrearse mirando a su equipo favorito, sufriendo en las derrotas y emocionándose hasta las lágrimas con victorias épicas. Todos los aficionados por la “redonda” contamos cada cuatro años con EL evento deportivo mundial, la copa del mundo, que este año vuelve a tierras americanas tras 20 años.

El fútbol como deporte moderno fue originado en Inglaterra en el siglo XIX d. C, pero este deporte tiene su origen ancestral en diversas culturas tan remotas que tenemos que embarcarnos hasta los tiempos en los cuáles la información escaseaba, los registros no abundaban y sólo se sabía lo que se veía. Sí, nos tenemos que remontar a la era antes de Cristo.

En América los Mayas fueron amantes y creadores del juego de pelota mesoamericano (Pok ta pok). Éste era jugado entre dos y cuatros personas y consistía en golpear una pelota de lado a lado con las caderas para intentar encestarlas en unos aros colgados de la pared. Era un juego temerario que muy pocos querían jugar y que casi siempre terminaba con sacrificios humanos.

En el antiguo Egipto allá por el siglo III a. C. vemos la aparición de un juego que se practicaba como rito para la fertilidad, aunque su práctica estaba más relacionada a lo que hoy conocemos como balonmano o handball.

En Europa en los tiempos de Aristóteles, en la Grecia clásica, encontramos diferentes juegos grupales. Homero llegó a hacer alusión a un juego de pelota, al que llamaban “esfaira” debido a la esfera hecha de vejiga de buey que se utilizaba para jugarlo. El Imperio Romano arrasó con cuanta sofisticación cultural encontrara en sus pueblos conquistados y utilizó el antiguo juego griego y lo transformó en “harpastum”. Este último fue refinado y pasó a jugarse en dos formaciones separadas por una línea, donde ambos conjuntos intentaban tirarse la pelota de un lugar al otro.

cujubf6950ad670dc947f970

En el lejano Oriente, más precisamente en China allá por el siglo III a. C, ya se comenzaba a diagramar un juego que constaba de un balón y que se jugaba con los pies, llamado Cuju. En el antiguo idioma chino cu quería decir “patear” y ju, “pelota”, la traducción literal sería: patear la pelota.

El cuju tenía la particularidad de jugarse con un balón redondo hecho de varias raíces duras en forma de cerdas a las que se recubría de cuero crudo. Según se sabe para jugar al cuju se necesitaban más de dos jugadores, pero generalmente los partidos eran de diez personas contra diez personas. El objetivo del juego era lanzarse la pelota entre sí sin que esta tocara el suelo y luego introducirla en una pequeña red a unos 10 metros de altura en el extremo de dos largas varas de bambú separadas sólo de 30 a 40 cm.

En la antigua dinastía Song, el cuju fue muy popular tanto entre los emperadores como en la calle. Entre los emperadores de esa época se destaca Huizong por ser uno de los que más les interesaba jugar al “fútbol” y presenciar los partidos. En cada celebración era indispensable contar con esta práctica deportiva, con premio a los ganadores y castigo a los perdedores.

No sólo existió el “cuju tradicional” sino que se ha descubierto distintas variaciones del mismo juego. Por ejemplo, encontramos una que se jugaba con una sola portería y donde la misma estaba a más altura que una portería tradicional, lo cual dificultaba el juego. Además, podía ser practicado tanto por hombres como mujeres, pero siempre jugaban de manera separada. En la dinastía Song fue muy popular entre las mujeres, e incluso lo jugaban más que los hombres. Sin temor a equivocarnos podemos citarlo como la primera aproximación a lo que conocemos por fútbol femenino.

Con el paso del tiempo y durante la dinastía Han este deporte se volvió popular y comenzó con una lógica evolución. El material de construcción de la pelota fue el cuero, que permitió una contextura maciza que se rellenaba de materiales suaves como pelo de animal. El sistema de juego logró ser más competitivo. Según datos históricos, en la dinastía Han, la cancha de cuju estaba rodeaba por muros bajos y tenía seis metas en forma de casillas. Cada equipo estaba compuesto por 12 miembros y durante la competición había dos árbitros.

El emperador vio en este deporte un buen ejercicio físico que se podía adaptar para tareas militares y así se hizo. El famoso general Huo Qubing solicitó a todos los soldados adiestrarse en esta disciplina para mejorar su capacidad física, fortalecer su espíritu y aumentar la conciencia en ataque y en defensa.

Luego con el tiempo y el paso de las dinastías este juego o deporte fue dejado de lado, y hoy en día solo podemos verlo en reconstrucciones de juegos pasados como símbolo de la historia y cultura China.

Como vemos, la gran cultura milenaria China no nos deja de sorprender. Hasta las cosas que pensamos que son occidentales tienen un origen chino.

Fuente: Hola China

Deja un comentario

Tú dirección de email no será publica.Los campos necesarios están marcados *

*